La Terapia de Trance Cambió Mi Vida


Estoy seguro que te gustará escuchar este testimonio de una paciente.

No hay nada peor que no sentirse bien y la verdad es que el 20 % de la población no se siente bien consigo misma, por culpa de lo que sucede dentro de su cabeza.

Han existido muchos momentos en la vida en la cual no me he sentido yo misma, como por ejemplo cuando se murió mi abuela. Eso me devastó de tal manera que tuve que recurrir a la terapia para poder superarlo, ya que mi abuela era muy importante en mi vida.

Luego cuando ya estaba en el colegio secundario llegó un momento en que empecé a no poder dormir bien, por culpa de la ansiedad y depresión, que me provocaron los problemas con mi pareja. Y a esto también se agregaron los problemas económicos de mi familia.

Yo sentía que poco a poco iba perdiendo mi alegría y dejaba de ser la persona amorosa que había sido hasta entonces. Realmente me había desasociado de mi misma, y me encaminaba a ser una adulta traumatizada.

Por suerte (ante la insistencia de mis padres) acepté concurrir a terapia. Yo no quería ir pues creía que solo los locos recurren a terapia. Y debo decir que la terapia me resultó de gran ayuda, y que durante unos siete años mi situación se volvió manejable.

 

Luego la vida volvió a golpearme con la muerte de una de mis tías de la cual era muy amiga, ella era alguien en quien confiaba totalmente, a la cual le podía contar cualquier cosa, y siempre me daba buenos consejos. Y cuando se murió volví a sentir a pleno los efectos del insomnio, y mi ansiedad y temor se volvieron paralizantes, de forma tal que comencé a odiar algunas cosas que antes amaba, como vestirme, maquillarme, ir a recitales, o salir con mis amigas.

 

Y como suele suceder, solo cuando hemos llegado al límite de la desesperación, nos animamos a probar cualquier cosa que digan que puede ayudarnos, y para mi ese “cualquier cosa” fue la terapia de trance.

 

Dicen que cuando uno vive constantemente con fobias, ansiedad y depresión, algunas veces la medicación no resulta suficiente, y así es como yo lo sentía, y por eso me anime a probar con terapia de trance, ya que la ansiedad es algo así como hipnotizarte a ti misma en una forma negativa, y entonces para poder solucionarlo, es necesario re programar nuestra forma de pensar.

 

Yo se que muchísimas personas creen que no necesitan ninguna clase de terapia, y que van a solucionar su malestar solas, creyendo que esa es su mejor opción, pero no lo es.

Como yo nunca había concurrido antes a terapia de trance, lo primero que sentí fue un gran escepticismo, realmente tenía muchas dudas, y me imaginé que alguien iba a intentar hinoptizarme moviendo un reloj de cadena delante de mis ojos. Pero como dije antes, yo me sentía realmente mal, así que aunque una parte mía no creía, había otra parte que me decía “por favor haz algo”

 

En la primer entrevista comenzamos a hablar acerca de lo que yo sentía y cuando lo sentía, y como me afectaba en mi vida diaria. Y después de esto comenzaron las sesiones de terapia de trance, que iban modificándose cada semana de acuerdo con los avances que yo presentaba.

 

Y cuando estaba en mi casa, tenía que hacer algo realmente fácil, ya que solo tenía que escuchar un CD especial de re programación mental subliminal, que me dio mi terapeuta.

 

Cuando nos sentimos mal eso sucede pues nuestra mente se encuentra llena de pensamientos negativos que debemos limpiar, y eso es lo que hacia mi terapeuta, sin que yo tuviera idea de cómo lo hacía (pues el terapeuta se dedica a conversar con nuestra mente inconsciente).

 

Es decir que la terapia de trance no es algo que nos obliga a hacer cosas que de otra forma no haríamos sino que es como una sesión de limpieza mental, donde se nos ayuda a remover todo lo que no nos conviene, y se reemplazan esos pensamientos negativos con sugestiones positivas, que nos llevan a sentirnos mas calmadas, mas fuertes, más positivas, más relajadas, más valientes, mas capaces de enfrentarnos con nuestra vida de todos los días, y los problemas que la vida trae.

 

Yo no sé bien como funciona, pero lo que si puedo decir es que me cambió la vida, y que por supuesto que el tiempo que me llevó a mi cambiarla, no es el tiempo que a todo el mundo le lleva solucionar sus problemas, pues todos somos diferentes

 

Según dicen los médicos tenemos como 60.000 pensamientos cada día y la mayor parte de ellos son negativos, así que cuanto más negatividad ha acumulado una persona, más tiempo le lleva limpiarla.

Así que si tú te encuentras pensando que te gustaría probar, aquí te puedo dejar varios consejos:

  • Busca a alguien en quien confíes
  • Abre tu mente a nuevas ideas y acepta la idea de que tal vez esto sea lo que necesitas
  • Sigue atentamente las recomendaciones de tu terapeuta
  • Tu no necesitas estar todo el tiempo atenta a lo que el terapeuta te dice, y hasta puedes aprovechar las sesiones como un momento de relax para ponerte en contacto con lo más profundo de tu ser
  • Tu estarás todo el tiempo en control de ti misma
  • Tu solo necesitas colaborar para que tu terapeuta te ayude a entrar a los niveles mentales especiales
  • Se persistente, no abandones, insiste hasta que logres lo que deseas, pues solo no logran resultados quienes abandonan

Yo puedo ayudarte. Y me gustaría mucho poder hacerlo. Escríbeme y cuéntame tu problema a: doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi