Yo Quiero Amor y Besos

Tal vez la primera cosa que habría que preguntarse es:

¿Existe alguien a quien no le gustaría recibir mas besos?

Y la respuesta es que parecería que a la mayoría de las personas no les interesa este tema, pues debo decir que cuando Sofia me dijo que quería mas besos, fue la primera en confesar este deseo que yo creo que todos compartimos, pero tal vez nos da vergüenza admitir.

Mi conversación con Sofia comenzó asi: Tengo 35 años. Siento que nada me sale bien y que todo me resulta más complicado que a los demás

Yo crecí en un ambiente familiar muy hostil, en el cual le pegaban todos los dias, y tuve que padecer la crianza de una madre muy mentirosa y promiscua, que ni siquiera sabia quien había sido mi padre.

Con Sofia nos comunicamos via Skype y por lo tanto debo decir que se trata de una mujer italiana sumamente bella y simpática que vive en Florencia, y que contándome su vida me dijo:

Siempre he sido una persona honesta y trabajadora, y he hecho todo lo que estaba a mi alcance para mejorar mi situación económica y sentimental, pero me he dado cuenta que el seguir intentándolo yo sola es inútil, y por eso le pido su ayuda, porque quiero que mi vida sea diferente.

Yo quiero más besos, quiero encontrar a alguien con quien pueda formar una bella pareja, ya que hace 9 años que me encuentro sola, y la ultima pareja que tuve, me era infiel. Todo eso me produce rabia e impotencia, y lastima mi autoestima, ya que me he dado cuenta que en toda mi vida nunca he sido la primera para nadie.

Asi que comencé la Terapia de Trance construyendo poco a poco su autoestima, y como resultado de ello, un mes después salió con un hombre divorciado con el cual la estaba pasando muy bien, pero algunas de las cosas que me contó de su relación no me convencieron, y le advertí que no se hiciera demasiadas ilusiones con esa pareja. Lo cual resulto un consejo acertado, ya que en poco tiempo se terminó

Dos meses después de comenzar el tratamiento, conoció a otro hombre, esta vez un hombre soltero de 42 años, con el cual comenzó a salir.

Tres meses después de comenzar su tratamiento, comenzó a sentirse enamorada como una adolescente. Cuando conversaba con ella, su cara brillaba como el sol, y no le alcanzaba la cara para contener una sonrisa y una alegría que la inundaban.

Yo periódicamente le doy indicaciones sobre cómo conducirse con su pareja, y señales de alerta cuando algo de lo que dice o hace él no me parece bueno.

¿Será esta la pareja con la cual Sofia ha soñado durante años?

Puesto que no soy adivino, no puedo contestar esta pregunta, pero lo que sí se, es que así como después de 9 años de estar sola, ha tenido dos parejas en 2 meses, si esta no es la que está buscando no importa, pues podrá seguir eligiendo hasta dar con la persona correcta, para lo cual cuenta con toda mi ayuda.

Así que si a ti también te gustaría recibir más besos, quiero decirte que yo puedo ayudarte y que me gustaría mucho poder hacerlo

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Las Verrugas Pueden Curarse Con Hipnosis

El paciente era un varón de 55 años de formación universitaria que tenia verrugas digitales desde hacía tres años que persistían en sus manos luego de haber realizado diferentes tratamientos dermatológicos como por ejemplo usar acido salicílico y crioterapia.

Lo interesante para destacar es que luego de algunos de los tratamientos a los cuales se vio sometido, consiguió una mejoría inicial que luego de un cierto tiempo terminó con un aumento del tamaño de las verrugas

Las verrugas eran de un tamaño realmente importante ya que tenía dos de unos 5 mm de diámetro y 3 a 4 mm de espesor y otra de 8 mm de diámetro y 5 mm de espesor.

Al paciente se le preguntó cómo se imaginaba que podía ser la curación que esperaba conseguir con la hipnosis y contestó la piel sana invadirá progresivamente las zonas actualmente ocupada por verrugas y al final solo quedará piel sana”.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo pensaba que le iba a llevar conseguir eso con la ayuda de la hipnosis contesto “en más o menos una semana”

Luego se le explicó en qué consistía la hipnosis, aclarándole los mitos más comunes y se le practicaron test de susceptibilidad (sin hipnosis) que dieron como resultado que el hombre era un sujeto poco dispuesto a aceptar sugestiones.

Pero aunque era una persona poco susceptible, sentía una fuerte curiosidad por ver si la hipnosis realmente podía curar un problema como el suyo, y además tenía unas altas expectativas de éxito, es decir que realmente creía que podía ser ayudado, y que finalmente este iba a ser el tratamiento que terminara con su padecimiento.

Luego se indujo al paciente a un estado de trance con las técnicas habituales de hipnosis y al finalizar el paciente comentó que tuvo la sensación de que en algunos momentos se había quedado dormido.

Entonces se le invito a que todos los días practicara un ejercicio de concentración de solo 5 minutos de duración, durante el cual solo debía recordar el profundo estado de relajación que había conseguido con la hipnosis, y luego imaginar que sus verrugas comenzaban a curarse de la forma en que el mismo había descripto, es decir que el tejido sano comenzaba a invadir la zona de verrugas disminuyendo poco a poco su tamaño

Una semana después el paciente declaró felizmente que había desaparecido una de las verrugas.

Cuando se le preguntó por qué creía que había desaparecido solo una de las verrugas, respondió que él había pensado que si desaparecían todas las verrugas juntas, a él le podría parecer que eso no había sucedido gracias a la hipnosis, sino que podía deberse a una simple casualidad, así que se había concentrado para imaginar que los resultados se iban a dar eliminando las verrugas una a una.

Así que en la segunda entrevista se concentró en imaginar que se curaba la segunda verruga, y dejó la más grande para la tercer semana, ya que al ser la más grande parecía razonable que necesitara algo más de tiempo, y efectivamente así sucedió: en solo tres semanas se liberó totalmente de sus feas y molestas verrugas

Diez años después el paciente conserva su buena y confirmó que no le volvieron a salir verrugas

Múltiples  estudios científicos han demostrado la eficacia de los tratamientos con hipnosis para curar verrugas y en los casos severos en los cuales existe más de una verruga, han justificado probablemente la necesidad de más de una sesión de hipnosis para lograr una curación total

 

Así que si tú también padeces de verrugas, quiero decirte que yo puedo ayudarte y que me gustaría mucho poder hacerlo

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

 

Referencias:

Chema Nieto (2009), Estudio de caso único; hipnosis en el tratamiento de verrugas digitales. Hipnológica 1, 29-32

Aikins D., Ray W.J. (2001) Frontal lobe contributions to hypnotic susceptibility. A neuropsychological screening of executive

functioning. Int J Clin Exp Hypn, Oct, 49(4), 320-5

Balthazard C.G. (1993) The hypnosis scales at their centenary: some fundamental issues still unresolved. Int J Clin Exp Hypn, Jan

41(1), 47-73

Bandler R., Grinder J., DeLozier J. (1975) Patterns of the Hypnotic Techniques of Milton H. Erickson, M.D. Meta Publications.

Braffman W., Kirsch I. (1999) Imaginative suggestibility and hypnotizability: an empirical analysis. J Pers Soc Psychol, Sep, 77(3),

578-87

Chandrasena (1982) Hypnosis in the treatment of viral warts. Psyc J Uni Ottawa, 7(2), 135-7

Crawford H.J. (1994) Brain dynamics and hypnosis: attentional and disattentional processes. Int J Clin Exp Hypn, Jul, 42(3), 204-32

Dreaper R. (1978) Recalcitrant warts on the hand cured by hypnosis. The practitioner, 220, 305-10

Erickson M.H. (1980) The Collected Papers of Milton H. Erickson on Hypnosis, Vols 1-4. Rossi E.L. ed. Irvington Publishers.

Ewin D.M. (1992) Hypnotherapy for warts (verruca vulgaris): 41 consecutive cases with 33 cures. American Journal of Clinical

Hypnosis July, 35(1), 1-10

Flammer E., Alladin A. (2007) The efficacy of hypnotherapy in the treatment of psychosomatic disorders: meta-analytical evidence.

Int J Clin Exp Hypn, Jul, 55(3), 251-274

Gibson H.B., Heap M. (1991) Hypnosis in Therapy. Psychology Press.

Goldstein R.H. (2005) Successful Repeated Hypnotic Treatment of Warts in the Same Individual: A Case Report. American Journal

of Clinical Hypnosis, April, 47(4), 259-64

Chema Nieto (2009), Estudio de caso único; hipnosis en el tratamiento de verrugas digitales. Hipnológica 1, 29-32

32 www.hipnologica.org

Gruzzelier J., Warren K. (1993) Neuropsychological evidence of reductions on left frontal test with hypnosis. Psychological Medicine,

23, 93-101

Gruzzelier J. (1999) Hypnosis from a neurobiological perspective: A review of evidence and applications to improve immune

function. Anales de Psicología, 15(1), 111-132

Harrington A. ed. (1997) The Placebo Effect. An interdisciplinary Exploration. Triliteral Pub.

Heap M., Alden P., Brown R.J., Naish P, Oakley D.A., Wagstaff G., Walker L.G. (2001) The Nature of Hypnosis. www.bps.org.uk

The British Psychological Society

Kirsch I. (1990) Changing expectations: a key to effective psychotherapy. Brooks/Cole Publishing Co, Pacific Grove, CA.

Kirsch I. (1997) Suggestibility or hypnosis: what do our scales really measure? Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 212-25

Lambert MJ, Barley DE. (2001) Research summary on the therapeutic relationship and psychotherapy outcome. Psychotherapy:

Theory, Research, Practice, Training. Win, 38(4), 357-361.

Lankton S. (2007) Psychotherapeutic Intervention for Numerous and Large Viral Warts with Adjunctive Hypnosis: A Case Study.

American Journal of Clinical Hypnosis, Jan, 49(3), 211-8

Lichtenberg P., Bachner-Melman R., Ebstein R.P., Crawford H.J. (2004) Hypnotic Susceptibility: Multidimensional Relationships

with Cloninger’s Tridimensional Personality Questionnaire, COMT Polymorphisms, Absorption and Attentional Characteristics. Int

J Clin Exp Hypn, 52(1), 47-72

Meineke V., Reichrath J., Reinhold U., Tilgen W. (2002) Verrucae vulgares in children: successful simulated X-ray treatment (a

suggestion-based therapy). Dermatology, 204(4), 287-289

Noll R.B. (1994) Hypnotherapy for Warts in children and adolescents. Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics, 15(3),

170-3

Pascalis V. (1999) Psychophysiological correlates of hypnosis and hypnotic susceptibility. Int J Clin Exp Hypn, April, 47(2), 117-43

Pascalis V. (2002) The contribution of suggestibility and expectation to placebo analgesia phenomenon in an experimental setting.

Pain, 96(3), 393-402

Ray W.J. (1997) EEG concomitants of hypnotic susceptibility. Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 301-13

Roth S, Batson R. (1993) The creative balance: The therapeutic relationship and thematic issues in trauma resolution. Journal of

Traumatic Stress, April, 6(2), 159-177

Shenefelt P.D. (2000) Hypnosis in Dermatology. Archives of Dermatology, 136, 393-399

Spanos N.P., Stenstrom R.J., Johnston J.C. (1988). Hypnosis, Placebo and Suggestion in the Treatment of Warts. Psychosomatic

Medicine, 50(3), 245-260

Spanos N.P., Williams V., Gwynn M.I. (1990) Effects of hypnotic, placebo, and salicylic acid treatments on wart regression.

Psychosomatic Medicine, 52(1), 109-114

Weitzenhoffer A.M. (2003) Hypnosis scales. A brief note regarding hypnosis scales. Newsletter, The International Society of

Hypnosis, 27(1), 15-6

Woody E.Z. (1997) Have the hypnotic susceptibility scales outlived their usefulness? Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 226-38

Yapko M.D. (2003) Trancework: An Introduction to the Practice of Clinical Hypnosis. Routledge.

La Eficacia Comprobada De La Hipnosis


Durante el último siglo, la hipnosis ha sido utilizada para el tratamiento de una gran variedad de problemas médicos y psicológicos y la extensa investigación realizada ha demostrado cabalmente su eficacia que ha sido certificada por el International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis entre los cuales se encuentran

La ANALGESIA HIPNÓTICAMENTE INDUCIDA

Una de las áreas en las cuales se ha realizado mayor experimentación y en la cual se han logrado numerosos resultados es en el campo del manejo del dolor, crónico y agudo: Para el cual la hipnosis se considera un tratamiento eficaz y bien validado.

Y en la revisión de Montgomery Du Hamel y Reed, 2000 se comprobó que la hipnosis no solo puede aliviar a un 75% de la población en distintos tipos de dolor, sino que además las técnicas de analgesia hipnótica son superiores a la medicación, y el placebo psicológico

También es necesario destacar que, el tratamiento con hipnosis no solo sirvió para conseguir efectos analgésicos, sino también para controlar la ansiedad, la mejora del sueño y la mejora de la calidad de vida, y además presentó la ventaja de que no tiene efectos secundarios y se reduce el gasto en medicamentos propio de los tratamientos médicos.

HIPNOSIS EN MEDICINA

EN LA INTERVENCIONES QUIRURGICAS

La hipnosis se ha demostrado eficaz para aliviar la ansiedad de los pacientes relacionada con las intervenciones quirúrgicas, como sustituto de los analgésicos y para reducir la cantidad de medicación pre y post operatoria.

Y no solo ha servido para reducir el dolor, sino también el sangrado y el tiempo de hospitalización, facilitando la recuperación de los pacientes y reduciendo los costos de atención hospitalaria

EN LA GASTROENTEROLOGIA

La hipnosis se ha utilizado para el tratamiento del colon irritable, donde se ha podido comprobar que tiene un impacto importante que mejora los síntomas intestinales, el bienestar psicológico y la calidad de vida, incluso en los pacientes en los cuales los tratamientos médicos convencionales no consiguen resultados.

PARA LOS TRASTORNOS RESPIRATORIOS

La hipnosis se ha demostrado como eficaz para el tratamiento del asma y los estados emocionales que exacerban la obstrucción de las vías respiratorias.

EN LA OBSTETRICIA

Se ha demostrado que la hipnosis ayuda a reducir significativamente los dolores del parto y la necesidad de medicación y analgésicos durante y después del parto como así también disminuye la posibilidad de partos prematuros y reduce significativamente la duración del tiempo de los estadios de pre nacimiento y nacimiento del bebe.

Cabe destacar que incluso se han logrado resultados prometedores para fomentar la eficacia de las intervenciones para la fertilización artificial.

EN LA DERMATOLOGIA

Existen abundantes estudios sobre el beneficio de utilizar la hipnosis para el tratamiento de eczemas, ictiosis, verrugas y psoriasis

EN LA ONCOLOGIA

La hipnosis se ha utilizado para el dolor y la ansiedad relacionada con los procedimientos médicos, y reducir la emesis e hiperémesis posterior a la quimioterapia

EN LA INFANCIA

Existe un estudio que establece que la hipnosis es eficaz para el tratamiento de casos de enuresis nocturna infantil

Por otra parte existe una cantidad de estudios prometedores sobre la utilización de la hipnosis con niños para reducir los vómitos y las nauseas provocadas por la quimioterapia y el dolor de  procedimientos médicos como las punciones lumbares

PARA DEJAR DE FUMAR

Las intervenciones que utilizan hipnosis son más eficaces que los grupos de lista de espera y de no tratamiento, y tienen la ventaja de que son breves y mas económicas que otros tratamientos, por lo cual se la recomienda particularmente

PARA EL MANEJO DE LA ANSIEDAD

La hipnosis ha mostrado ser superior al no tratamiento, y es interesante como recurso para quienes tienen problemas para hablar en público

PARA LA OBESIDAD

La hipnosis se considera como “posiblemente eficaz”.

PARA LA HIPERTENSION

La hipnosis se considera que es “probablemente eficaz” para incrementar la eficacia de los tratamientos cognitivo-comportamentales a los que acompaña.

PARA LA DEPRESION

La hipnosis ha producido cambios significativos en los casos de depresión, ansiedad y desesperanza

PARA EL ESTRÉS POST TRAUMATICO

La hipnosis incrementa la eficacia de los tratamientos cognitivo-comportamentales para el estrés agudo

REFERENCIAS

FOCAD Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, Novena edición Abril-Mayo 2010

Alladin, A., & Alibhai, A. (2007). Cognitive hypnotherapy for depression: An empirical investigation. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 147-166.

American Psychological Association (Society of Psychological Hypnosis) (2004). Division 30’ new definition of hypnosis.

Psychological bulletin, 13, 13.

Barber, T.X. (1999). A comprehensive three dimensional theory of hypnosis. En I. Kirsch, A. Capafons, E. Cardeña & S.

Amigó (Eds.), Clinical hypnosis and self-regulation: Cognitive-behavioral perspectives (pp. 21-48). Washington,

D.C.: American Psychological Association.

Blakemore, S.J., Oakley, D.A. & Frith, C.D. (2003). Delusions of alien control in the normal brain. Neuropsychologia,

41, 1058-1067.

Bolocofsky, D.N., Spinler, D., & Coulthard-Morris, L. (1985). Effectiveness of hypnosis as an adjunct to behavioural

weight management. Journal of Clinical Psychology, 41, 35-41.

Brom, D., Kleber, R.J., & Defare, P.B. (1989). Brief psychotherapy for post-traumatic stress disorder. Journal of Consulting

and Clinical Psychology, 87, 607-612.

Brown, D. (2007). Evidence-Based Hypnotherapy for Asthma: A Critical Review. The International Journal of Clinical

and Experimental Hypnosis, 55, 220 – 249.

Brown, D., & Hammond, D.C. (2007). Evidence-Based Clinical Hypnosis in Obstetrics, Labor and Deliver, and Preterm

Labor. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 355-371.

Bryant, R.A., Moulds, M.L., Nixon, R.D., Mastrodomenico, J., Felmingham, K., & Hopwood, S. (2005). Hypnotherapy

and cognitive behaviour therapy of acute stress disorder: A 3-year follow-up. Behavioral and Research Therapy, 44,

1331–1335.

Capafons, A. (2001). Hipnosis. Madrid: Síntesis.

Capafons, A. (en prensa). Diez años después de “hipnosis clínica: una visión cognitivo comportamental”. En C.M. Lopes

Pires & E. Santos (Eds.), Hipnose clínica: Fundamentos e aplicações em psicologia e saúde. Viseu (Portugal):

Psicossoma.

Capafons, A., Lamas, J.R., & Lopes-Pires, C. (2008). Hipnosis. En F.J. Labrador (Ed.), Técnicas de modificación de conducta

(pp. 593-614). Madrid: Pirámide.

Capafons, A., & Mazzoni, G. (2005). ¿Es lo peligroso de la hipnosis el hipnoterapeuta?: Hipnosis y falsos recuerdos.

Papeles del Psicólogo, 25, 27-38.

Cardeña, E. (2000) Hypnosis in the treatment of trauma: A promising, but not fully supported, efficacious intervention.

International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 225-238.

Cardeña, E., Maldonado, J., van der Hart, O., & Spiegel, D. (2008). Revised guidelines for the use of hypnosis. En E.

Foa, T. Keane, & M. Friedman (Eds.), Effective treatments for PTSD (pp. 427-457). Nueva York: Guilford.

Cavanna, A.E. & Trimble, M.R. (2006). The precuneus: a review of its functional anatomy and behavioural correlates.

Brain, 129, 564-583.

Council, J.R. (2005). Personalidad, psicopatología y sugestionabilidad hipnótica. Papeles del Psicólogo, 25, 16-26.

Cyna, A.M., McAuliffe, G.L., & Andrew, M.I. (2004). Hypnosis for pain relief in labour and childbirth: a systematic review.

British Journal of Anaesthesia, 93, 505-11.

Chambless, D.L., & Hollon, S.D. (1998). Defining empirically supported therapies. Journal of Consulting and Clinical

Psychology, 66, 7-18.

De Pascalis, V. (1999). Psychophysiological correlates of hypnosis and hypnotic susceptibility. International Journal of

Clinical and Experimental Hypnosis, 47, 117-143.

Edwards, S.D., & van der Spuy, H.I. (1985). Hypnotherapy as a treatment for enuresis. Journal of Child Clinical Psychology,

Psychiatry and Allied Health Disciplines, 26, 161-170.

Elkins, G., Jensen, M.P., & Patterson, D.R. (2007). Hypnotherapy for the management of chronic pain. The International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 275-287.

Ewin, D.M. (1992). Hypnotherapy for warts (Verruca Vulgaris): 41 consecutive cases with 33 cures. American Journal

of Clinical Hypnosis, 35, 1-10.

Faymonville, M.E., Laureys, S., Degueldre, C., Del Fiore, G., Luxen, A., Franck, G., Lamy, M., Maquet, P. (2000). Neural

Mechanisms of Antinociceptive Effects of Hipnosis. Anesthyesiology, 92, 1257-67.

Flammer, E., & Alladin, A. (2007). The efficacy of hypnotherapy in the treatment of psychosomatic disorders: Metaanalytical

evidence. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 251-274.

Flammer, E., & Bongartz, W. (2003). On the efficacy of hypnosis. A meta-analytic study. Contemporary Hypnosis, 20,

179-197.

Gonsalkorale, W.M. (2006). Gut-directed hypnotherapy: the Manchester approach for treatment of irritable bowel syndrome.

International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 54, 27-50.

Gonsalkorale W.M., Houghton, L.A., & Whorwell, P.J. (2002). Hypnotherapy in irritable bowel syndrome: a largescale

audit of a clinical service with examination of factors influencing responsiveness. American Journal of Gastroenterology,

97, 954-61.

Gonsalkorale, W.M., & Whorwell, P,J. (2005). Hypnotherapy in the treatment of irritable bowel syndrome. European

Journal of Gastroenterology and Hepatology, 17, 15-20.

Green, J.P., & Lynn, S.J. (2000). Hypnosis and suggestion-based approaches to smoking cessation: An examination of

the evidence. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 195-224.

Gruzelier, J.H. (2005). Altered states of consciousness and hypnosis in the twenty-first century. Contemporary Hypnosis,

22, 1-7.

Hammond, D.C. (2007). Review of the efficacy of clinical hypnosis with headaches and migraines. The International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 207 – 219.

Hilgard, E.R. (1969). Altered states of awareness. Journal of Nervous and Mental Disease, 149, 68-79.

Hilgard, E. (1991). A neodissociation interpretation of hypnosis. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds). Theories of hypnosis:

Current models and perspectives (pp. 83-104). New York: The Guilford Press.

Hilgard, E.R., Morgan, A.H., Lange, A.F., Lenox, J.R., MacDonald, H., Marshall, G.D. & Sachs, L.B. (1974). Heart rate

changes in pain and hipnosis. Psychophysiology, 11, 692-702.

International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis (2000). The status of hypnosis as an empirically validated

clinical intervention, 48, 2.

Hofbauer, R.K., Rainville, P., Duncan, G.H. & Bushnell, M.C. (2001). Cortical Representation of the Sensory Dimension

of Pain. Journal of Neurophysiology, 86, 402–411.

Jenkins, M.W., & Pritchard, M.H. (1993). Hypnosis: Practical applications and theoretical considerations in normal labour.

British Journal of Obstetrics and Gynaecology, 100, 221-226.

Kallio, S. & Revonsuo, A. (2003). Hypnotic phenomena and altered states of consciousness: a multilevel framework of

description and explanation. Contemporary Hypnosis, 20, 111-164.

Kihlstrom, J.F. (1985). Hypnosis. Annual Review of Psychology, 36, 385-418.

Kihlstrom, J.F. (1998). Hypnosis and the Psychological Unconscious. Encyclopedia of Mental Health, 2, pp. 467-477.

Kirsch, I. (1993). Hipnoterapia cognitivo-comportamental: Expectativas y cambio de comportamiento. En A. Capafons

& S. Amigó (Eds.), Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental (pp. 45-61).Valencia: Promolibro.

Kirsch, I., Montgomery, G., & Sapirstein, G. (1995). Hypnosis as an adjunt to cognitive-behavioral psychotherapy. A

meta-analysis. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 63, 214-220.

Kosslyn, S.M., Thompson, W.L., Costantini-Ferrando, M.F., Alpert, N.M. & Spiegel, D. (2000). Hypnotic Visual Illusion

Alters Color Processing in the Brain. American Journal of Psychiatry, 157,1279–1284.

Lamas, J.R. & Valle-Inclán, F. (1998). Effects of a negative visual hypnotic hallucination on ERPs and reaction times. International

Journal of Psychophysiology, 29, 77-82.

Levitas, E., Parmet, A., Lunenfeld, E., Bentov, Y., Burstein, E., Friger, M., & Potashnik, G. (2006). Impact of hypnosis

during embryo transfer on the outcome of in vitro fertilization–embryo transfer: A case-control study. Fertility and

Sterility, 85, 1404-1408.

Lynn, S.J. & Kirsch, I. (2005). Teorías de hipnosis. Papeles del Psicólogo, 89, 9-15.

Lynn, S.J., & Kirsch, I. (2006). Essentials of clinical hypnosis. An evidence-based approach. Washington D.C.: American

Psychological Association.

Lynn, S.J., Kirsch, I., Barabasz, A., Cardeña, E., & Patterson, D. (2000). Hypnosis as an empirically supported clinical

intervention: The state of the evidence and a look to the future. International Journal of Clinical and Experimental

Hypnosis, 48, 239-259.

Lynn, S.J., Martin, D. & Frauman, D.C. (1996). Does hypnosis pose special risks for negative effects? International Journal

of Clinical and Experimental Hypnosis, 44-7-19.

Lynn, S.J. & Rhue, J.W. (1991). Theories of hypnosis: An introduction. En S.J. Lynn y J.W. Rhue (Eds.), Theories of hypnosis.

Current models and perspectives (pp.1-15). Nueva York: The Guilford Press.

Maquet, P., Faymonville, M.E., Degueldre, C., Del Fiore, G., Franck, G., Luxen, A., Lamy, M. (1999) Functional Neuroanatomy

of Hypnotic State. Biological Psychiatry, 45, 327–333.

McGeown, W.J., Mazzoni, G., Venneri, A., & Kirsch, I. (en prensa). Hypnotic induction decreases anterior default mode

activity. Consciousness and Cognition.

Mendelsohn, A., Chalamish, Y., Solomonovich, A. & Dudai, Y (2007). Mesmerizing memories: brain substrates ofo

episodic memory supresión in posthypnotic amnesia. Neuron, 57, 159-170

Mendoza, M.E., & Capafons, A. (2009). Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Papeles del

Psicólogo, 30, 98-116.

Milling, L.S., & Constantino,C.A. (2000). Clinical hypnosis with children: First steps toward empirical support. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 113-137.

Montgomery, G.H., Bovbjerg, D.H., Schnur, J.B., David, D., Goldfarb, A., Weltz, C.R., Schechter, C., Graff-Zivin, J.,

Tatrow, K., Price, D.D., Silverstein, J.H. (2007). A Randomized Clinical Trial of a Brief Hypnosis Intervention to

Control Side Effects in Breast Surgery Patients. Journal of the National Cancer Institute, 99, 1304-1312.

Montgomery, G.H., David, D., Winkel, G., Silverstein, J., & Bovbjerg, D. (2002). The effectiveness of adjunctive hypnosis

with surgical patients: A meta-analysis. Anesthesia and Analgesia, 94, 1639-1645.

Montgomery, G.H., DuHamel, K.N., & Reed, W.H. (2000). A meta-analysis of hypnotically induced analgesia: How

effective is hypnosis? International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 138-153.

Néron, S., & Stephenson, R. (2007). Effectiveness of hypnotherapy with cancer patients’ trajectory: emesis, acute pain,

and analgesia and anxiolysis in procedures. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis,55, 336-354.

Oakley, D.A. (2008). Hypnosis, trance and suggestion: evidence from neuroimaging. En Nash, M.R. & Barnier, A.J.

(eds.). The Oxford Handbook of Hypnosis. Oxford University Press, 365-392.

Oakley, D.A. & Halligan, P.W. (2009). Hypnotic suggestion and cognitive neuroscience. Trends in Cognitive Sciences,

13, 264-270.

Page, R.A., & Green, J. (2002). Are recommendations to avoid hypnotic aftereffects being implemented? Contemporary

Hypnosis, 19, 167-171.

Palsson, O.S. (2006). Standardized hypnosis treatment for irritable bowel syndrome: the North Carolina protocol. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 54, 51-64.

Pinnell, C.M., & Covino, N.A. (2000) Empirical findings on the use of hypnosis in medicine: A critical review. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 170-194.

Raij, T.T., Numminen, J., Närvänen, S., Hiltunen, J. & Hari, R. (2005). Brain correlates of subjective reality of physically

and psychologically induced pain. Proceedings of the National Academy of Science, 10, 2147–2151.

Rainville, P., Duncan, G.H., Price, D.D., Carrier, B. & Bushnell, M.C. (1997). Pain Affect Encoded in Human Anterior

Cingulate But Not Somatosensory Cortex. Science, 277, 968-971.

Rainville, P., Hofbauer, R.K., Paus, T., Duncan, G.H., Bushnell, M.C. & Price, D.D. (1999). Cerebral Mechanisms of

Hypnotic Induction and Suggestion. Journal of Cognitive Neuroscience, 11, 110-125.

Raz, A., Fan, J. & Posner, M.I.(2005). Hypnotic suggestion reduces conflict in the human brain. Proceedings of the National

Academy of Science, 102, 9978-9983.

Sarbin, T.R. & Coe, W. (1972). Hypnosis: A social psychological analysis of influence communication. New York: Holt,

Rinehart & Winston.

Schoenberger, N.E. (2000). Research on hypnosis as an adjunct to cognitive-behavioral psychotherapy. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 48, 154-169.

Schoenberger, N.E., Kirsch, I., Gearan, P., Montgomery, G., & Pastyrnak, S.L. (1994). Hypnotic enhancement of a cognitive-

behavioral treatment for public speaking anxiety. En I. Kirsch (Chair), Suggestive enhacement of behabior therapyempirically

validated techniques. Simposium celebrado en the 102nd. APA Convention. Los Angeles, CA., USA.

Shih, M., Yang, Y., & Koo, M. (2009). A Meta-Analysis of Hypnosis in the Treatment of the Depressive Symptoms: A

Brief Communication. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 57, 431-442.

Sociedad Británica de Psicología (2002). La naturaleza de la hipnosis. Valencia: Promolibro. (Trabajo original publicado

en 2001).

Spanos, N.P. & Barber, T.X. (1976). Behavior modification and hypnosis. En M. Hersen, R.M. Eisler & P.M. Miller

(Eds.), Progress in behavior modification (pp. 1-43). New York: Academic Press Inc.

Spiegel, H., & Spiegel, D. (1987). Trance and treatment: clinical uses of hypnosis. Washington, DC: American Psychiatric

Press.

Spiegel, H., & Spiegel, D. (2004). Trance and treatment: Clinical uses of hypnosis (2nd edition). Washington, D.C.:

American Psychiatric Publishing.

Szechtman, H., Woody, E., Bowers, K.S., & Nahmias, C. (1997). Where the imaginal appears real: A positron emission

tomography study of auditory hallucinations. Proceedings of the National Academy of Science, 95, 1956-1960.

Wagstaff, G.F. (1998). The semantics and physiology of hypnosis as an altered state: towards a definition of hypnosis.

Contemporary Hypnosis. 15, 149-165.

Wagstaff, G.F. (2000). Can hypnosis cause madness? Contemporary Hypnosis, 17, 97-111.

Wark, D.M. (2008). What we can do with hypnosis: A brief note. American Journal of Clinical Hypnosis, 51, 29-36.

Whitehead, W.E. (2006). Hypnosis for irritable bowel syndrome: the empirical evidence of therapeutic effects. International

Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 54, 7-20.

Whorwell, P.J. (2006). Effective management of irritable bowel syndrome-the Manchester Model. International Journal

of Clinical and Experimental Hypnosis, 54, 21-6.

Zachariae, R., Øster, H., Bjerring, P., & Kragballe, K. (1996). Effects of psychologic intervention on psoriasis. A preliminary

report. Journal of the American Academy of Dermatology, 34, 1008-1015

Mitos y Verdades De La Hipnosis


El cine y la literatura han influido fuertemente en la idea de que la hipnosis es un estado que solo se produce cuando una persona responde a las sugestiones dadas por un hipnotizador.

Pero las investigaciones científicas de los últimos cuarenta años han llegado a la conclusión de que todo el mundo entra en diferentes estados hipnóticos a lo largo de cada día, y que  ese estado especial de hipnosis puede ser activado de tres formas diferentes

  • Como una respuesta a las señales de otra persona
  • Espontáneamente como cuando quedamos absortos mirando una película de cine, o leyendo un libro
  • Y como un estado auto inducido (en la autohipnosis)

Y pese a que hoy en día existe una cantidad muy importante de investigaciones científicas que avalan la relevancia de la hipnosis como ayuda para mejorar las intervenciones medicas y psicológicas, todavía existen muchos profesionales que desconocen este hecho.

Claro está que es necesario reconocer que esta idea de la hipnosis produce tal fascinación que el cine y la literatura han utilizado la idea de la hipnosis para transmitir diferentes varios mitos y falsas creencias

Y según estiman las investigaciones esas creencias erróneas son compartidas tanto por algunos profesionales, como por la población no especializada, y podemos decir que existen siete mitos muy difundidos

Mito 1: Que quienes practican la hipnosis no son científicos sino solo charlatanes o curanderos o gente del espectáculo, y quienes mejoran gracias a la hipnosis, son solo crédulos o ignorantes.

Pero la verdad es que las universidades de los principales países de occidente, incluyen a la hipnosis como parte de sus carreras de Psicología, Medicina y Odontología

Por supuesto que no debe descartarse como falsa la idea de que existen efectivamente algunas personas inescrupulosas, que se ofrecen como hipnoterapeuta, sin contar con la adecuada formación profesional

Por otra parte tanto las personas ignorantes como las que tienen formación secundaria y hasta universitaria, se benefician por igual con las terapias de hipnosis, y no se ha podido demostrar de ninguna forma que solo lo hagan los ignorantes o los crédulos

Mito 2: Las personas pueden quedar enganchadas en el estado de trance 

La evidencia clínica indica que esta afirmación no se basa en la verdad, que no existe tal posibilidad de quedar sumergido en un estado alterado de consciencia, sino que las personas en cualquier momento pueden abandonar ese estado, como sucede por ejemplo cuando se le practican sugestiones que no están dispuestos a aceptar.

Mito 3: Las personas con problemas psicopatológicos se pueden agravar si se las hipnotiza, e incluso pueden producirse alteraciones psíquicas en individuos sanos

Este mito no se puede fundamentar en ninguna clase de evidencia científica, pues la investigación científica afirma que la hipnosis es una estrategia eficaz y eficiente para el tratamiento de diferentes problemas psicológicos, mientras que en ningún caso se ha podido demostrar que personas sanas hayan desarrollado patologías por haber sido hipnotizadas

Mito 4: La hipnosis provoca un estado similar al sueño en el cual solo se puede entrar si se ha recibido una inducción hipnótica

La investigación reciente indica que el estado de hipnosis y el estado de sueño son dos cosas diferentes, y que no obstante una parte de las sesiones de hipnosis se practica con los ojos cerrados, esto no es un requisito indispensable, ya que el terapeuta puede grabar sugestiones positivas también con los ojos abiertos, y en las sesiones de hipnoterapia no sucede nada que la persona no crea o espere que vaya a ocurrir.

Mito 5: La hipnosis elimina la voluntad de las personas, las cuales se transforman en autómatas en manos del hipnotizador, pudiendo llegar a cometer delitos, actos inmorales y antisociales

Este es probablemente el mito que más ha perjudicado la práctica profesional de la hipnosis, pues en realidad aunque ha sido ampliamente difundido por el cine, la literatura en general, y los hipnotizadores de escenario.

Pero la verdad es que a lo largo de más de un siglo, no se ha documentado NI UN SOLO CASO de que alguien haya actuado contra su voluntad por haber sido hipnotizado, ni que la hipnosis sea realmente un medio eficaz para controlar la voluntad de las personas.

Durante una sesión de hipnosis si por algún motivo el paciente no desea seguir las sugestiones del hipnotizador, sencillamente no las sigue, o sale del estado de trance.

Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales y casi mágicas

La verdad es que las sugestiones hipnóticas no provocan reacciones que la persona no tenga previamente dentro de su repertorio, y lo que ha dado origen a este mito, es que la hipnosis se utiliza pues le permite a las personas descubrir potencialidades ocultas dentro de ellos mismos, y eso les permite tomar un mayor control sobre lo que sienten y hacen cada día, como por ejemplo lograr dejar de fumar o abandonar otros hábitos indeseables que sin hipnosis les resultaría muy difícil descartar.

Mito 7: La hipnosis permite resultados muy rápidos que no requieren ningún esfuerzo por parte del cliente, pero solo las personas muy susceptibles se pueden beneficiar con ella

Es verdad que la hipnosis facilita el logro de resultados rápidos (o muy rápidos) y disminuye el esfuerzo necesario para lograrlos, pero no los elimina del todo, pues el paciente debe mostrar verdadero interés en lograr resultados para poder obtenerlos.

En lo que se refiere a la segunda afirmación del mito, que dice que solo las personas muy susceptibles pueden beneficiarse con la hipnosis, es necesario aclarar que es verdad que la hipnosis suele dar mejores resultados en las personas que tienen una actitud mental positiva, y que esperan obtener resultados como consecuencia de su hipnoterapia. Pero eso no implica que solo las personas muy susceptibles logren resultados, ya que las personas que requieren de una explicación clara y razonada antes de proceder, logran iguales resultados

Si tú deseas encarar la solución de tus problemas actuales de una forma profesional y probadamente efectiva, debes saber que yo puedo ayudarte, y me gustaría mucho poder hacerlo.

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos

Dr. Roberto A. Bonomi

 

 

Qué Es Peor, La Baja Autoestima o La Baja Autoconfianza


Es muy común que se oiga hablar de la baja autoestima y la baja autoconfianza como si solo fueran dos formas diferentes de hablar de la misma cosa, y hay quienes piensan que no sienten autoconfianza pues tienen baja la autoestima.

Pero no es así. Son dos cosas diferentes

¿Qué es la autoestima?

 

Es una valoración que hacemos acerca de nosotros mismos, basándonos en nuestra propia imagen, en el grado en que podemos aceptar o no como somos, y en el amor que sentimos por nosotros mismos. Y todo esto nos mueve a pensar que valemos o que no valemos.

Claro está que no tenemos una única autoestima, ya que por ejemplo podemos sentir una baja autoestima en un entorno familiar donde frecuentemente somos criticados, mientras que tenemos una alta autoestima cuando practicamos nuestro deporte favorito, y somos alentados por nuestros fans.

¿Y qué es la autoconfianza?

 

La autoconfianza está relacionada con las cosas que conseguimos hacer, es decir que tiene que ver con nuestras habilidades para realizar determinadas cosas. Por ejemplo yo confío en mi si tengo que reparar un mueble de madera. Mientras que la autoestima no tiene que ver con lo que sabemos o no hacer, sino con cómo nos sentimos con nosotros mismos

Y estas dos cosas se pueden combinar de dos formas:

  • Alta Autoconfianza con Baja Autoestima
  • Alta Autoestima con Baja Autoconfianza

¿Cómo Funciona La Alta Autoconfianza con Baja Autoestima?

 

Supongamos que sabemos que somos excelentes vendedores, que no importa qué nos den para vender, siempre encontramos una forma de hacerlo eficientemente.

¿Acaso eso significa que esa confianza que tenemos en nuestra capacidad para convencer a posibles compradores, también hace que nos valoremos adecuadamente como personas?

Por supuesto que no. Tal vez seamos excelentes vendedores de artículos para el hogar, y no seamos capaces de vendernos como personas, y por lo tanto nos sintamos sumamente disminuidos para conquistar al sexo opuesto.

¿Acaso la ruda jefa de nuestra oficina siempre siente autoestima?

Tal vez solo sea así de ruda porque no sabe, o tiene miedo de mostrar su lado sensible, pues siente que solo siendo ruda le van a respetar. Pero en el fondo esa temible jefa, puede ser una persona sumamente acomplejada e infeliz

¿Cómo Funciona La Alta Autoestima con Baja Autoconfianza?

 

En realidad estos casos no son tan frecuentes como los de Alta Autoconfianza con Baja Autoestima, pues en general la alta autoestima suele traer aparejada la alta confianza en uno mismo.

Pero como ya he dicho antes no somos ni nos sentimos iguales en todos los ámbitos de nuestra vida, y entonces puede suceder que decidamos dejar de realizar un trabajo para el cual sentíamos una gran autoconfianza, y nos embarquemos en un trabajo totalmente diferente en el cual no estemos 100% seguros de todo lo que debemos hacer, y por lo tanto aunque valoremos nuestra capacidad para aprender rápidamente, al principio podemos sentir una baja seguridad

Y tal vez te sientas identificada, tal vez sientas que tú te valoras y por lo tanto te cuidas y vas en pos de tus sueños, pero el camino no siempre es fácil, y así como existen algunas cosas en las cuales sientes mucha confianza, también existen otras que te dan algo de miedo, como por ejemplo dar a conocer tu opinión en un grupo de personas.

Y no importa si tu voz interior te dice que tú vales mucho y que sabes mucho de lo que se está hablando, de todas formas puedes sentir miedo de no ser adecuadamente valorada por tus nuevas compañeras de trabajo

Tener autoestima es una cosa vital, ya que sin ella nuestra vida no sería tal cual la deseamos, y lo bueno es que para tener autoestima no necesitamos demostrar nada, solo necesitamos amarnos a nosotros mismos, pero podemos no amarnos lo suficiente si sentimos que los demás no nos aman.

Pero la autoconfianza surge de la acción, es decir que la única forma en la cual podemos conseguirla es demostrando que podemos hacer las cosas, y sobre todo demostrándonos a nosotros mismos que podemos hacer las cosas.

Cuando sé que puedo, creo que puedo, ya que creer que podemos sin saber si podemos o no, eso no es autoestima, sino que solo es una esperanza, una ilusión o un sueño que no se fundamenta en la realidad

Si tu sientas baja autoestima y necesites que te ayuden a valorarte mas, yo puedo ayudarte, y me gustaría mucho poder hacerlo.

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos

Dr. Roberto A. Bonomi